Los lápices de colores no son solo cosa de niños

Los lápices de colores no son solo un instrumento de dibujo sino que también son una buena herramienta para pintar creaciones con intención artística. Parece que los lápices de colores son cosa de niños, pero la verdad es que utilizar los lápices de colores con propiedad es complicado. Si se quieren utilizar con fines creativos y artísticos, es importante conocer bien las técnicas para optimizar el resultado.

Para pintar unos cuadros artísticos con lápices de colores, te recomendamos una serie de consejos básicos para ser un gran dibujante.

Lo primero que tienes que hacer es conseguir un juego completo de lápices de colores. Acude a una tienda de bellas artes o manualidades y pregunta por los lápices para dibujar que tengan. O incluso, puedes comprarlos de forma online en alguna tienda como la de Top Model. En el mercado hay un gran abanico de lápices de colores, más baratos y más caros, más buenos y más básicos, etc. Simplemente tendrás que encontrar aquellos que se adecuan a la creatividad que quieras llevar a cabo.

Una vez tienes los colores no vale con ponerse a pintar directamente. Para hacerlo, y hacerlo bien hay que tener en cuenta la técnica. Y la técnica de pintar con lápices de colores empieza por sujetarlo correctamente. Debes sujetar el lápiz entre el dedo pulgar, el índice y el dedo medio. De este modo, la sujeción del lápiz será más firme y te permitirá jugar más con los detalles y la precisión a la hora de dibujar.

Para lograr objetos muy realistas, merece la pena empezar por dominar la técnica del sombreado. Colorea la misma área por donde pases para imprimirle a tu dibujo una sensación de relieve. Es mejor ir pintando la misma capa ligeramente para obtener un color más intenso que pintar con más presión.

Cuando empieces a pintar con lápices de colores, te recomendamos también que experimentes con distintas texturas. Para ello prueba con la textura del achurado, dibujando líneas paralelas con un espacio en blanco entre cada una de ellas.

También puedes practicar las pinceladas dirigidas, con pequeñas líneas que se dirigen en una dirección en particular y que acostumbran a utilizarse para dibujar el pelo de las personas o el césped.

Para dibujar otras texturas como la de la piel, aprende el circulismo, que consiste en ir dibujando pequeños círculos sobrepuestos.

Pintar cuadros con lápices de colores es una disciplina que requiere mucha técnica si se quiere hacer de forma profesional. Nosotros te animamos a que te atrevas a probar y seguro que, si sigues nuestros consejos y practicas a menudo, ¡pronto serás todo un artista!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *